A Decir Verdad Espacio de reflexión histórica y política

21Oct/171

El progresismo ignorado

Por Claudio Fantini

El progresismo parece huérfano de dirigencia en la Argentina. Al menos, está claro que no existen partidos que, como tales, posean discursos que transmitan pensamiento progresista. Y también está claro que las fuerzas que se autodenominan progresistas expresan el viejo nacionalismo estatista, con líderes personalistas, o bien izquierdismos modelo siglo 20.

Los nacionalismos estatistas con liderazgos hegemónicos –hoy inspirados por pensadores como Ernesto Laclau– pertenecen a la cultura política autoritaria y desprecian la institucionalidad republicana y la democracia liberal.

También aborrecen todo lo que provenga de la cultura liberal aquellas izquierdas que aún idolatran las dictaduras burocráticas que condujeron el fallido modelo colectivista de planificación centralizada.

Ni los neopopulistas ni las izquierdas tienen en cuenta a los líderes y los discursos del único progresismo posible, que pertenece a la cultura liberal. Por cierto, el progresismo es también despreciado por los conservadores, las derechas ideologizadas y los libremercadistas ortodoxos.

A las izquierdas totalitarias, el ensayista Alejandro Katz les recordó, en un artículo publicado en La Nación, de Buenos Aires, que José Aricó vinculó directamente los rasgos “autoritarios y burocráticos” de los regímenes comunistas con “el pensamiento marxista”.

Aquel notable intelectual gramsciano escribió en 1979 una definición contundente: “Sin instituciones democráticas, el capitalismo de Estado no es la antesala del socialismo, sino el fundamento de una inédita y monstruosa dictadura sobre las masas”.

Es imposible considerarse “progresista” y al mismo tiempo idolatrar a figuras ligadas a esas “inéditas y monstruosas dictaduras”.

También incurre en apropiación indebida del término el populismo que confunde Estado con burocracia; acepta la sumisión al verticalismo y venera los liderazgos personalistas de carácter hegemónico.

Igual que los conservadores y los libremercadistas ortodoxos, la izquierda y el populismo desprecian la vertiente liberal que nutre al progresismo, desde que John Rawls publicó en 1971 su monumental Teoría de la justicia.

Por entonces, igual que ahora, al progresismo liberal que plantea la equidad sin renunciar a la libertad total, izquierdas y populismos lo consideran un disfraz de mansedumbre que oculta la naturaleza salvaje del capitalismo.

La realidad muestra que el “socialismo real” no había alcanzado la igualdad, sino alterado las causales de la desigualdad, creando una pirámide encabezada por la nomenclatura que detenta el poder, seguida por la burocracia intermedia y, en la base, una mayoría sin poder ni privilegios.

Ante esa realidad, Rawls propuso una desigualdad justa para superar desigualdades injustas.

La desigualdad es justa si el empuje de los favorecidos sirve a los desfavorecidos; mientras que la desigualdad es injusta si, como la que impera en Argentina y en la mayor parte del planeta, encumbra a quienes no lo merecen ni generan nada para los desfavorecidos.

Los conservadores justifican y defienden la desigualdad injusta. Las izquierdas nostálgicas y los neopopulismos prometen igualdades inexistentes y ocultan la desigualdad que caracteriza a las nomenclaturas, las burocracias y el “capitalismo de amigos”.

En cambio, el progresismo propone un capitalismo equitativo, que promueva la iniciativa individual y favorezca a los emprendedores, en lugar de las grandes corporaciones.

No es estatista ni antiestatista; tampoco privatista ni antiprivatista. Es partidario de un Estado activo, que lejos de ser una inútil burocracia o un obstáculo para la potencialidad creativa de los individuos, se dedica a abrir caminos a la creatividad individual y grupal.

El progresismo es contrario al Estado castrador y al Estado títere de las grandes corporaciones. Lo que propugna es el Estado que, en lugar de ser una carga o una obstrucción, es instrumento para desarrollar las potencialidades creativas y productivas de las personas.

En Argentina, nadie está mirando a líderes inspirados en ese progresismo, como Justin Trudeau, defensor del multiculturalismo tan liberal como socialdemócrata de su padre, Pierre Trudeau. El primer ministro canadiense es capaz de expresar “vergüenza” por el país que ignoró culturas nativas como la inuit, y también impugnar el autoritarismo que empobreció a Venezuela.

Aún no se puede juzgar su gestión, pero sí valorar el discurso del presidente francés Emanuel Macron criticando a cierta intelectualidad que, por antiliberal, resulta retardataria: “Miran el mundo de hoy con ojos de ayer y hacen ruido con viejos instrumentos”.

Fuente: La Voz del Interior

Be Sociable, Share!

Comentarios (1)
  1. Comparto lo leído por su exactitud y agudeza.


Deje su comentario

Aún no hay trackbacks.