A Decir Verdad Espacio de reflexión histórica y política

27Ene/186

Ese extraño exhibicionismo ideológico del Papa

Por Claudio Fantini

Se estaba buscando un camino hacia la Patria Grande y de golpe cruzamos hacia un capitalismo liberal deshumano que hace daño a la gente”, dijo el papa Francisco en Perú. Fue su definición política más explícita.

Por cierto, el clero es adverso al capitalismo y al pensamiento liberal porque sus raíces están en el corporativismo medieval. Aunque tampoco es socialista, la Doctrina Social de la Iglesia es antiliberal. Pero nunca un Papa había sido tan explícito en su condena.

Igual que con las otras religiones, la iglesia maneja lenguajes elípticos, eludiendo mencionar ideologías o doctrinas por sus nombres. Condena la pobreza, la injusticia o el egoísmo social. Pero nunca había condenado, expresamente, el “capitalismo liberal”, llamándolo “deshumano” y causante de sufrimiento.

Juan XXIII adoptó la “opción por los pobres”, pero no la convirtió en una doctrina política sino en una mirada humana sobre el otro. Juan Pablo II embistió contra el totalitarismo comunista, pero no mencionaba el “socialismo” para condenarlo.

Por eso llama la atención el repudio explícito que hizo Francisco. Implica una condena al liberalismo. Es obvio que la Iglesia no comparte muchos principios y dogmas del Islam, pero nunca condena al islamismo. Incluso se cuida (y con razón) de hablar de Islam cuando repudia una masacre del terrorismo ultra islamista. Ni siquiera habla de ultraislamismo; se limita a decir “terrorismo”.

Si el Papa tiene ese cuidado con el Islam ¿por qué no lo tiene con una doctrina que desciende de un pensamiento filosófico, el de John Locke?

Francisco confunde al liberalismo con su vertiente económica ortodoxa. Eso que llaman “neoliberalismo”. El pensamiento liberal cimienta la democracia pluralista, los derechos humanos, las libertades públicas e individuales, la división de poderes y el Estado de derecho. Y la democracia liberal sigue siendo lo que describió Winston Churchill: “El peor de todos los sistemas, con excepción de todos los demás”.

Por eso es inquietante que un líder religioso, que también es un jefe de Estado, aborrezca de un pensamiento político, describiéndolo sólo en su faz económica ortodoxa. Es como confundir al Islam con el ultraislamismo o al cristianismo con el fanatismo inquisidor.

Rara contradicción

Referirse a gobiernos elegidos democráticamente como “capitalismo liberal deshumano que hace mal a la gente”, más que explicar la situación de Latinoamérica, explica algunas de sus actitudes controversiales. Por caso, el frío saludo a Sebastián Piñera y el rechazo a la reunión que le pidió el presidente electo de Chile.

Es inevitable que su repudio al “capitalismo liberal” sea relacionado con el destrato a Piñera y con la insólita cara de enojado con que recibió a Mauricio Macri. También con su demora en venir a Argentina y su silencio al respecto.

Con la alusión a la “Patria Grande” que “se estaba buscando” hasta que “de golpe cruzamos hacia” la vereda “que hace daño a la gente”, Francisco se “confesó” ideológicamente. Pero sólo en teoría, porque en la práctica su proclama exhibe extrañas contradicciones.

Si hace gestos de desprecio a Piñera y a Macri por ser ricos empresarios liberales, ¿por qué visitó Paraguay invitado por el mandatario de ese país, con quien estuvo muy a gusto? Horacio Cartes también es un rico empresario liberal.

Igualmente extraño es que, tras desairar a los “liberales” de Chile y de Argentina, haya sido muy amigable con su anfitrión peruano, tan liberal como los desairados. Con un agravante: Pedro Pablo Kuczynski acababa de indultar a Alberto Fujimori, liberando de su condena por violaciones a los derechos humanos al déspota que encaminó a Perú hacia la economía de mercado. Y lo hizo cumpliendo un pacto para no ser destituido.

Es curioso que no tenga reparos ideológicos con los liberales que gobiernan Perú y Paraguay. Cartes amasó su fortuna con industrias de tabaco y de bebidas alcohólicas, mientras acumulaba denuncias por turbios negociados.

El contraste con sus gestos y silencios hacia Piñera y hacia Macri hace que esos desaires sean una enigmática contradicción.

También es extraño que proclame de forma abierta la aversión a una doctrina. Ni Karol Wojtila había sido tan explícito para referirse al enemigo que enfrentó. Y aquel enemigo no era un gobernante elegido libremente, sino el totalitarismo.

Fuente: La Voz del Interior

Be Sociable, Share!

Comentarios (6)
  1. Muy explícito Fantini, tiene el don de volver compresible algunas doctrinas o situaciones políticas que a veces parecen inexplicables. Claro que, esta vez, el Papa le allanó el camino.
    Muy buena nota. Cristina Bajo

  2. En realidad, la Iglesia sí ha condenado al liberalismo como doctrina filosófica o política: Pío IX en el Concilio Vaticano I: Proposición condenada: El Romano Pontífice puede y debe reconciliarse y transigir con el progreso, con el liberalismo y con la civilización moderna. (Denzinger, nº 1780)
    «Son ya muchos los que, imitando a Lucifer, del cual es aquella criminal expresión: “No serviré” (Ier 2,20), entienden por libertad lo que es una pura y absurda licencia. Tales son los partidarios de ese sistema tan extendido y poderoso, y que, tomando el nombre de la misma libertad, se llaman a sí mismos liberales» (Carta encíclica de león XIII Libertas praestantissimum, 11)
    Y multitud de documentos en que hablan de distintos aspectos del liberalismo.

    Nada más lejos de mí que defender al payaso Bergoglio. Simplemente marco un error conceptual del autor.

  3. Sin perjuicio de lo apuntado supra por Buteler Bonaparte (que de todos modos entiendo que no se trata de dogmas de fe), lo que deja en evidencia la nota de Fantini es la supina ignorancia de Bergoglio . . . ¡ Que diferencia con Ratzinger !
    Pero ya se sabe el peligro que implica darle poder a un ignorante !

  4. Indudablemente, Claudio Fantini ignora las condenas al liberalismo de Pío IX, León XIII, San Pio X, Pio XI, Juan XXIII, Paulo VI, San Juan Pablo II (en Centesimus annos), etc. mucho más definitivas y enérgicas. Francisco se limita a aplicar la DSI.
    San Agustín decía que “la fe es para entender”.

  5. No quería meterme en tan peliagudo asunto. Parece que todos se someten a Fantini o encuentran en él verdades insuperables. Solo quiero expresar mi indignación cuando expresa: “Por cierto el clero es adverso al capitalismo y al pensamiento liberal,porque sus raíces están en el corporativismo medieval” ¿Que es el clero,Sr. Fantini? Debo entender que para Ud. es la Iglesia Católica. O en todo caso, según el diccionario: El que se liga con los tres votos religiosos de pobreza, obediencia y castidad. Si! Ese es el clero, el del Papa Francisco. Ahora bien…Pregunto: Así que la Iglesia Católica tiene su origen en el “corporativismo medieval? Si señor Gelonch Villarino, Fantini ignora eso y otras cosas mas y fundamentales, como entender que Francisco representa a Cristo Jesús en la tierra. Y cual es el mensaje de Jesús? ” Deja todo y sígueme” Ese es y será por siempre el discurso de Francisco de hoy y de siempre, y si no lo hace mas explícito, es por no confrontar violentamente contra nuestra poderosa mundanidad. Entiendo claramente que dentro de nuestra tan material terrenalidad, es muy difícil, muy duro desprenderse de todo y seguir a Jesús. No obstante prefiero para la sociedad el liberalismo egoísta pero no hipócrita antes que al socialismo que pretende redistribuir la riqueza por medio de la violencia. Eso lo despoja totalmente de una genuina y cristiana generosidad. Capitalismo o socialismo, la sociedad se defiende periodicamente con revueltas, todas muy parecidas, pero su crecimiento será muy lento, porque es cada hombre el que debe crecer espiritualmente. Quién piense que Francisco no ha transitado por nuestros caminos, que no se equivoque. Nos lleva mucha ventaja. Podemos criticarlo, yo lo he hecho, con esa inquietud de esperar su arribo a nuestro país. ¿ Que es peronista? … Para mi solo es el Sumo Pontífice, soy católico y estoy absolutamente consciente de sus carencias. Conozco el derrotero a veces indefendible de la Iglesia Católica, a través de los tiempos, pero interiormente creo en en este Papa, conociendo que no está para hacer o decir lo que queremos, sino seguramente, lo que nos duele.

  6. Es cierto que Fantini dice muchas inexactitudes en su nota, como por ejemplo confundir el clero con el clericalismo.-
    En efecto se trata de cuestiones diversas ya que – apelando al diccionario – se advierte que el clero es el conjunto de los clérigos; mientras que el “clericalismo” es 1. m. Influencia excesiva del clero en los asuntos políticos.
    2. m. Intervención excesiva del clero en la vida de la Iglesia, que impide el ejercicio de los derechos a los demás miembros del pueblo de Dios.
    3. m. Marcada afección y sumisión al clero y a sus directrices.
    creo que basta solo con tomar la primera acepción para lo que nos ocupa y darse cuenta que es la que ha dado lugar a muchas controversias especialmente en el siglo XIX cuando la democracia liberal estableció la “separación de la Iglesia del Estado” doctrina política a la que como católico y liberal adhiero tal como en aquel momento lo hicieron la mayoría de mis mayores. Para ello me baso en el evangelio que es propiamente la palabra de Dios y no en la de algún “representante” o Papa.- Jesús proclama allí sentencias tan claras como “dad al Cesar lo que es del Cesar y a Dios lo que es de Dios.” o la mas clara aún: “mi reino no es de este mundo”.-
    Respecto al pasaje en el cual Cristo es interpelado por aquel que le pregunta que debe hacer para entrar en el reino de los cielos ? es de destacar que la primera respuesta del Señor es “Amarás al señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu fuerza y al prójimo como a ti mismo”. Y solo cuando el discípulo le dice que ya cumple con ello, es cuando Jesús le dice: “Entonces ve y vende todo lo que tienes dáselo a los pobres y sígueme” (este sería en mi opinión el camino de la santidad), o sea no es condición sinecuanum para entrar en el reino de los cielos.-
    En cuanto a los distintos documentos anteriores a este papado eruditamente citados por algunos foristas debo decir que en mi opinión no se tratan de condenas explícitas a la totalidad del liberalismo; sino tan solo a la absolutización de este, como sería perseguir una finalidad económica determinada como un fin en si mismo, dejando de lado que el objetivo del sistema económico es ponerlo al servicio del hombre y de su dignidad como persona hecha a imagen y semejanza de Dios. En definitiva lo que señalan esos documentos son los errores del positivismo liberal, pero no existe allí párrafo alguno que aluda a lo que se refiere Bergoglio cuando dice:
    “Se estaba buscando un camino hacia la Patria Grande (léase Chavez y Cristina) y de golpe cruzamos hacia un capitalismo liberal deshumano que hace daño a la gente”
    A esto último contestaré con José Ortega y Gasset, “La Rebelión de las masas” Capítulo XII.
    “Del siglo V a 1800, Europa no consigue tener una población mayor de 180 millones. De 1800 a 1914 asciende a mas de 460 millones. El brinco es único en la historia humana. No cabe dudar que la técnica – junto con la democracia liberal – ha engendrado al hombre-masa en el sentido cuantitativo de esta expresión. Pero estas páginas han intentado mostrar que también es responsable de la existencia del hombre-masa en el sentido cualitativo y peyorativo del término.”
    O sea a partir de la implementación del sistema Capitalista Liberal, Europa en solo 114 años casi cuadriplica los habitantes que había tenido en los 400 años anteriores ! (en sentido cuantitativo y cualitativo)
    Me pregunto ¿ este será el Capitalismo Liberal que según Bergoglio hace daño a la gente ? . . .

    Por último debo decir que aún siendo católico practicante las opiniones políticas terrenales de la Iglesia incluida su remanida Doctrina Social no me obligan como así tampoco las del Papa Francisco o las de Alejandro VI.-


Deje su comentario

Aún no hay trackbacks.