A Decir Verdad Espacio de reflexión histórica y política

6Jul/172

¡Felices 444 años, mi ciudad!

Argentina es mi país y Córdoba es mi patria

Por Gonio Ferrari

En este cumpleaños y aunque pasen los siglos, ¡salud, mi ciudad, patria de siempre!

Debo jurar, por si es necesario, que pasan los años y en nada cambia mi homenaje de cada 6 de julio a esta ciudad donde nací, crecí, me malcrié protestando, trabajé y pienso despedirme de ella ni un minuto antes de lo establecido por el dueño de todos los relojes.

Desde que me acuerdo, y no son pocos años, lo digo desde el alma y con orgullo porque así lo siento: Argentina es mi país, pero la ciudad de Córdoba es mi patria.

Crecemos amando a la ciudad como es: anárquica y sensual; desordenada y doctoral; con humor de sobra para exportar y malhumor social para atender.

Ciudad aporreada por la desidia de los que dicen que mandan y por la anarquía que permiten esos mismos, los que creen que la gobiernan.Aquí en Córdoba anidan el orgullo de las raíces, la histórica arrogancia de sus luchas, la humildad mediterránea y las industrias del humor, del apodo, de los yuyos, del fernet y del cuarteto.

Y porque somos sus hijos, amamos a esta Córdoba magnética, romántica, mágica y soberbia, aunque la arruinen los que debieran mimarla y hermosearla.

Amamos a la ciudad avasallante que ejerce idéntica atracción en sus hijos adoptivos, en los que la visitan para después quedarse y en los que se aquerencian con el pretexto de estudiar.

Córdoba tiene la protectora calidez de una mamá.

También asume su condición de genuina madre sustituta.

Ciudad símbolo, ruidosa, altiva, insegura y sorprendente, quiero abrazar ese poco prolijo laberinto de tus barrios; los rumorosos bares de cada esquina; la estridencia de tus avenidas, los colores de tus clubes; el malo y caro transporte urbano; los candados de tus conventos; la pasión de tus políticos, la dañina insolencia de tu río cuando crece; la intemperie de tus villas; la sonoridad de tus campanas; el catálogo de tus baches; la penosa sorpresa de los cortes de luz; la casi permanente asamblea de los municipales; la golosa redondez de tus alfajores; la fiestera pachorra de tu Justicia; la inimitable contundencia de tu tonada; la frescura de tus estudiantes; la mentirosa solemnidad de tus doctores; la altivez de tus universidades; la columna vertebral de tu Cañada; la mugre sabatina de tu invadida peatonal; la añosa certidumbre de tus templos; tu maravillosa lozanía en el otoño; el silencioso abrigo del invierno...

Quiero, más que nada, confesarte cuánto te amo.

Por la generosa hospitalidad de tu tierra.

Por el linaje de esas cadenas que me atan a tu historia, a tus luchas, a tus días y a tu gente.

En este cumpleaños y aunque pasen los siglos, ¡salud, mi ciudad, patria de siempre!

Fuente: La Voz del Interior

Be Sociable, Share!

Comentarios (2)
  1. Bravo Gonio !!! Emocionante…!!! Y sin chauvinismos, emoción que sólo podemos sentir los cordobeses de esta Córdoba, a la que, aún con todos sus matices de luces y contraluces, prefiero seguir llamando “La Docta”…

  2. Realmente Gonio carga su bandeja con la riquísima verba que Córdoba nos induce y que merece y se la brinda a la ciudad de nuestros ancestros y nuestros amores. Contagiado por esa fiebre cordobesa, me permito adosar algunos versos de mi poema a Córdoba, que obra amigo Prudencio en el libro que supe obsequiarle .

    Por las calles de Córdoba

    Te busco poesía por las calles de Córdoba,
    viajando en barquilla volante de un balcón,
    oyendo las historias de la aldea, del río,
    de algún viejo tranvía por la cale Colón.
    Pero esta es una efímera evocación nostálgica,
    tranvías y cocheros, ya no regresarán,
    se fueron tras las brumas del puente Centenario…
    Un riel, de madrugada, me grita su orfandad.
    Te busco poesía, por las calles de Córdoba,
    el cielo en la mañana, es un azúcar fino,
    que con alas de seda, las palomas dispersan
    sobre la teja mansa, de los templos antiguos
    Adentro, en la penumbra,los santos están vivos,
    pidiendo a los que llegan “un poco más de luz”,
    mientras una voz grave,murmurando cansina
    concluye su rosario, con santa beatitud.
    Aléjome del templo,con el alma serena,
    de la Casa de Trejo, se escapa el carillón,
    me voy rozando el muro secular del convento
    y a su historia de piedra, cubierta con smog
    Te busco poesía…..


Deje su comentario

Aún no hay trackbacks.