A Decir Verdad Espacio de reflexión histórica y política

Acerca de…

Este es el blog de Prudencio Bustos Argañarás, en el que se incluyen notas referidas a temas políticos, históricos y de actualidad.

Todos aquellos que quieran particpar en él son bienvenidos y se les pide cumplir con las condiciones establecidas en la sección Reglas del debate.

Be Sociable, Share!
Comentarios (3)
  1. buenas noches Dr. Bustos Argarañaz, mi nombre es Carlos Puente y desde el Instituto de Extensión de la Universidad Nacional de Villa María estoy armando un proyecto de creación de un banco de imágenes digital de fotografías relacionadas con la historia de Villa María y Villa Nueva.

    En este momento el trabajo está centrado en el acopio de material fotográfico o pictórico del período 1860-1930. Se han podido recuperar muchas fotografías que van desde 1870 de distintas personalidades. Varias familias fundacionales de ambas villas practicamente han desaparecido como la de Pereyra y Domínguez y otras tienen descendientes vivendo en Córdoba Capital como los Altamira, los Casas y los Freytes.

    El motivo de este mensaje es consultarle a Usted, siendo especialista en el tema si es posible ubicar a descendientes de Fernando Freytes, primer intendente de Villa Nueva, del cual se sabe que falleció durante la epidemia de cólera de 1867 junto a su esposa y hasta hace algunos años se podían ver en el panteón familiar (en el cementerio San José de V. Nueva) sendos bustos de mármol del citado matrimonio. El fallecido historiador villanovense Pablo Granado me comentó años atrás que un descendiete de los Freytes se llevó esos bustos a Córdoba. Sería bueno ubicarlos y fotografiarlos para que quede memoria de la imagen del primer jefe comunal de Villa Nueva.

    Sigo también las huellas de los descendites de Casimiro Altamira y su hijo, José María, ambos jefes políticos departamentales, de los cuales tampoco tenemos fotografías.

    De la famila Casas pude encontrar al Dr. Mario Martínez Crespo, quien escribió un libro sobre el origen de su familia en Villa nueva, descendiente de Tomás Casas. No pude contactarme personalmente, solo a travé de una secretaria que me dio una dirección de E-mail, al cual envié un mensaje pero aún sin respuestas.

    Agradeceré lo que usted pueda hacer para contactarme con las personas citadas.

    Atentamente,

    Carlos E. puente

    Extensión UNVM

  2. Estimado Prudencio, tu fuerte y valiente artículo, construido sobre la base de verdades incuestionables, refleja el desconocimiento que anida en nuestro gobierno de como funciona el sistema financiero internacional. Si fuéramos respetuosos de sus reglas y normas, hubiéramos recibidos asombrosos beneficios. Una afluencia de capitales desbordantes, capaces de resolver nuestros cuantiosos problemas de desarrollo en todos los sectores de la economía. Ello, nos hubiera permitido revertir uno de nuestros más inexplicables flagelos: la perversa e indignante pobreza que nos azota. Los liberales debemos saber que nuestras ideas están injustamente devaluadas por una sociedad que ha sido permeable a la seducción y confusión que caracteriza a tantos años de populismo y demagogia, que dejaron serias secuelas en nuestra población. Esperamos cambios que permitan recuperar el papel preponderante, que nuestra Nación nunca debió abandonar. M Tagle.

    Enviado desde mi iPad

  3. Estimado Dr. Prudencio Bustos Argañaras
    Muchísimas gracias por el envío de sus correos “A Decir Verdad”
    Como porteño recalcitrante – aunque argentino hasta la muerta como diría Guido Spano – ignoro todavía muchas cosas del interior de nuestro querido país
    Sus artículos me ayudan a conocer – y a meditar sobre – la historia de las provincias
    No pertenezco a la actividad académica. Estoy retirado y me atrae mucho leer sobre historia, especialmente la de Argentina
    Creo haber leído que Ud. tiene un programa radial. Me gustaría mucho poder escucharlo. Podría darme las coordenadas y si puede escucharse por internet?
    Nuevamente muchas gracias y le ruego acepte mis más cordiales saludos
    Alberto Sgueglia


Deje su comentario

Aún no hay trackbacks.