A Decir Verdad Espacio de reflexión histórica y política

25Sep/170

Pequeña serenata diurna para chivos expiatorios

Por Edgardo Moreno

Carlos Menem, condenado por venderle armas de guerra en secreto a Ecuador mientras Argentina era garante de la paz entre ese país y Perú, y por venderle armas en secreto a Croacia mientras Argentina enviaba sus cascos azules en la fuerza de paz de las Naciones Unidas para la guerra de los Balcanes; tiene el camino allanado para asumir en diciembre, de nuevo, una banca en el Honorable Senado de la Nación.

Si la política argentina admitiera un breve suspiro de sinceridad, el senador riojano debería jurar con una fórmula escrita – para otros fines– por el poeta cubano Silvio Rodríguez: “Soy feliz. Soy un hombre feliz. Y quiero que me perdonen, por este día, los muertos de mi felicidad”.

Desde ayer, Menem también tiene para sumar a los agradecimientos de su vergonzosa impunidad a quien fue su socia en negocios de menor envergadura trágica que aquellos, pero envueltos en la misma matriz de corrupción.

María Julia Alsogaray se imaginó como una dama de hierro que transformaría con impulso thatcheriano las deficitarias empresas públicas argentinas en prósperos servicios públicos con capitales privados.Todo lo que logró en ese empeño lo empobreció con dosis inocultables de frivolidad y corrupción.

Pero fue el chivo expiatorio de la gestión menemista. Cientos de funcionarios más discretos le escaparon al juicio de residencia, amparados por jueces de servilleta. Y Menem volverá a jurar.

El peronismo en su versión neoliberal fue elogiado en su momento por casi toda la dirigencia política. En 1994, la convencional constituyente Cristina Fernández decía : “Sería injusto hablar únicamente desde la consigna o desde la mera crítica sobre este modelo. Debemos reconocer también sus logros. No podemos obviar que cuando recibimos el gobierno en 1989 éramos un país fragmentado, al borde de la disolución social, sin moneda, y con un Estado sobredimensionado que como un Dios griego se comía a sus propios hijos. Entonces, hubo que abordar una tarea muy difícil: reformular el Estado, reformarlo; reconstruir la economía; retornar a la credibilidad de los agentes económicos en cuanto a que era posible una Argentina diferente. Se hizo con mucho sacrificio, pero se logró incorporar definitivamente pautas de comportamiento en los argentinos: estabilidad, disciplina fiscal; todos ellos son logros muy importantes, pero no podemos agotar el desarrollo en ellos”.

Muy probablemente, Cristina Fernández asumirá en el Senado nacional junto a Carlos Menem. Que la perdonen sus muertos por ese momento de gloria .

En el penal de Ezeiza seguirán por televisión su juramento sus exfuncionarios José López y Ricardo Jaime. Y el empleado bancario más progresista del país: Lázaro Báez. Y su general, César Milani. Quién sabe en qué condiciones también estarán atentos Julio De Vido y Amado Boudou. La historia de los chivos expiatorios es un archivo sin fin en el populismo argentino.

En el que los líderes son arropados con poderes extraordinarios para el saqueo de los fondos públicos y con fueros imperecederos cuando abandonan el poder.

Y el resto son soldados que van con entusiasmo al matadero en beneficio de la felicidad ajena.

Fuente: La Voz del Interior

Be Sociable, Share!

Comentarios (0)

Aún no hay comentarios.


Deje su comentario

Aún no hay trackbacks.